Acerca

Adrián Perea. Veinticinco otoños, constructor de fuertes, experto en pizzas, adicto a los precipicios, amante de los gigantes. No me gusta caminar sobre redes elásticas, rascar madera, mascar chicle antes del mediodía ni mirar al sol directamente a los ojos.

Creo que la vida no tiene sentido.

 . . .

ACERCA DE ELLOS

Estos textos se han escrito a sí mismos a lo largo de mi historia, usándome como el nexo a través del cual emergen desde las entrañas del corazón de los gigantes y se expanden hasta los más recónditos horizontes del infinito absurdo de mis utópicos sueños.

No esperan nada y lo entregan todo.
Aman, creen y existen, aún cuando
yo lo dejo de hacer.

6 Comentarios

  • Responder
    Valeria Jiménez
    julio 27, 2016 a las 21:32

    Estoy aquí recordándote y deseando saber algo de ti…

    • Responder
      Adrián Perea
      julio 27, 2016 a las 21:39

      ¡Aloha! Oye, pero creo que tú deberías saber muy bien cómo y dónde encontrarme.

  • Responder
    Anónimo
    julio 8, 2016 a las 22:26

    Bonjour.
    Te vi ayer, y solo puedo decirle una cosa joven; lo que escribe es arte, usted, es arte. <3

    • Responder
      Adrián Perea
      julio 8, 2016 a las 22:35

      Aloha.

      A pesar de que quizás es un poco exagerado llamarme arte, realmente te agradezco desde lo más profundo de mi corazón que lo creas así.

      Amor infinito para ti.
      ¡Mahalo!

  • Responder
    Anónimo
    mayo 10, 2016 a las 11:52

    Hola. No se si eres consciente del potencial que tienes.
    Humilde lectora, no me apasiona la poesía. Pero está si. Tan natural y tan fresca, te sale sin quererlo, estoy segura. Repito, no soy experta, pero me gustas tanto como Benedetti o Neruda.
    Ahí lo dejo. Ah, y la vida tiene mucho sentido.

    • Responder
      Adrián Perea
      mayo 10, 2016 a las 14:55

      Aloha.

      Te agradezco profundamente tu comentario. Y a pesar de que no comparto tu opinión (ya que jamás me sentiría capaz de compararme con gigantes como Benedetti o Neruda), me halaga bastante y me emociona que mis textos hagan sentir algo real al menos a alguien; aunque no sepa quién eres.

      Por otra parte, decir que creo que la vida no tiene sentido, hace referencia a la mismísima motivación e impulso que uso para vivir. Quizás sería necesario todo un escrito que describa lo que quiero explicar, pero ya será en el futuro.

      Me hizo muy feliz leerte.
      ¡Mahalo!

    Deja un comentario