Poema

Suicidas

Mi terapeuta me dice que te supere,
yo le pido a mis textos que traten de superarte
y mis textos me preguntan que cómo es posible
que alguien pueda llegar a superarte alguna vez.

Y dicen que el loco soy yo.

Locura sería no aceptar que me vuelves loco;
los seis mil doscientos veintiún pasos hasta tu casa,
los cinco minutos más para que estés lista,
tu loción de vainilla a la medianoche,
las calles vacías en grand jeté.
Tu ropa sucia,
las botas que ya no te pones,
tus muñecas mirando al horizonte,
las llamadas perdidas.
El cascanueces atento a
tus suspiros
exigentes
de mí.
El instante previo a que te molestes conmigo,
tus gestos cuando ocultas la sonrisa,
el aire que nos falta
cuando me perdonas.

Locura es lo que expresas cuando callas;
pedirte que te vayas,
reclamarte cuando fallas,
interrumpirte si te explayas.
Y debo aceptar que ahora
me duele ver el mar,
o verte a los ojos,
que es lo mismo.
Debo creer que seguirás a mi lado,
como prometiste;
recordar que el frío
también quema,
y quemas tú,
hielo.

Quema el silencio.

Verdad es
que aún te sueño
cuando no duermo a tu lado,
que te deseo cuando te tengo
y que te extraño hasta
cuando te veo.

Pero sé que te encontraré cuando
ya no te busque, pues
hemos siempre sido contradicciones;
de caricias a tifones.
Suicidas amantes de la vida.
Viajeros sin boleto de ida.
Navegantes con brújula perdida.
Laberintos sin salida.

Así es que si he de superarte, querida…
será en otra vida.

Tal vez quieras leer

Sin comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: