Poema

Oliveria

Sarcásticos susurros sexuales sobran si se sienten solos sin sucumbir sobre su sosegado súcubo simétricamente socavado separando su salino sol saliente, vigila vívida vejez vuelta vaivén volátil volcando vilmente vacíos volcanes veraniegos; rápidamente ríos rebeldes roen recios rotas raíces residuales rumiando rencor ruin. Casi con cualquier canto cae corrompida cúspide cual can culminante comiendo cuanto crece cuando cruza carencia circundante cabellos canos como corazón creyente… débil, doloroso deseo de decisiones déspotas determinan dulces dudas detonantes donde dice desprender desde definitivo descenso diez días de dramática dicha dominante.

Mientras morbosa mentira me mantuvo menguante, más murmuraban maullidos meticulosos mitigando mi muerte mensajera; no necesité navegar necias noches ninfómanas, ni ningún nato núcleo nocivo negó nanear nula nitidez neurótica: es ese estado el enervante enterrado entre enigmáticas entrañas estrepitosas enunciando entradas equívocamente elocuentes.

Lunática línea lapislázuli levó larvas laberínticamente locuaces lactando lívida lírica la lamentada luxación lingüística; pero por pensar poco porvenir, prestaron pronto pasos presurosos para poder perder pródigas proezas pendiendo parados precariamente presas pesimistas. Fieles favores frívolos fusilan fúnebres fauces frenando fácilmente fugaz fanatismo feroz. Testaruda tentación tiró tábidos también tus tristes tabúes tomando tiranamente todo temor tuyo: te traje tóxica tormenta terminando totalmente tu trillada tragedia.

Tal vez quieras leer

Sin comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: