Poema

Eufemia

Le llamábamos pasión; eran incendios.
Les llamábamos besos; era canibalismo.
Le llamábamos risa; eran estruendos.
Les llamábamos caricias; eran sismos.
Le llamábamos llanto; eran tormentas.
Les llamábamos miradas; eran disparos.
Le llamábamos sexo; era homicidio.
Les llamábamos discusiones; eran guerras.
Le llamábamos compañía; eran desiertos.
Le llamábamos vida, estando muertos.

Tal vez quieras leer

Sin comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: