Microcuento

Abeja

—¡Aléjate de mí! ¡Me lastimas! —le exclamó
a la abeja moribunda, luego de que ésta
le entregara lo más valioso que poseía:
su aguijón.

Tal vez quieras leer

Sin comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: